viernes, 27 de abril de 2012

RE?

La siguiente entrada tiene por objeto exponer un tema del cual todos hemos sido testigos... y clientes, la reutilización de edificios históricos por parte del retail.
En este caso en particular de reutilizaciones de edificios, estos pasan a ser grandes casas comerciales, lo que se conoce como el “retail”, grandes corporaciones comerciales que tienen sucursales dentro del país o en el continente y que en el último tiempo han ocupado edificios históricos en algunas ciudades para instalar sucursales y oficinas. Es un tema debatible, porque si bien las casas comerciales se han transformado en la imagen de un sistema económico complejo y en el último tiempo han sido protagonistas de estafas y daños a sus clientes por el otro el "acto" de recuperar edificios históricos se ha reconocido por el uso que se le da al inmueble, que con la situación actual del patrimonio arquitectónico serían, digámoslo así, demolidos.

La discusión también se centra en el modo de transformación de los edificios, ¿Es necesario demoler todo?, ¿Es necesario dejar sólo fachada?, ¿Dónde queda la espacialidad y el respeto por el trabajo que se realizó en el edificio original?

Ciudades como Santiago, Concepción, Punta Arenas o Talcahuano se han visto invadidas con esta tendencia, por ejemplo en la ciudad puerto, la multitienda “Johnson’s” transformó el antiguo edificio de la Biblioteca Municipal en una de sus sucursales hace varios años y este mismo edificio colapsó en el terremoto del 27 de febrero del 2010, en Punta Arenas se readaptó una antigua esquina para la instalación de la misma multitienda.  

Johnson's en Punta Arenas y la sucursal en Talcahuano centro antes del terremoto de 2010, fotografías de "oarquitectos.cl" y del album picassa del usuario "gamacaster".
Similar situación se vivió en Concepción cuando la misma cadena transforma el antiguo e histórico Palacio Hirmas, ubicado en Barros Arana esquina de Colo Colo, construido en 1925 y proyectado por Edgardo Figueroa e Ismael de la Barra, y hacia el 2005 comienza la intervención del edificio, de alguna forma, es “vaciado”, dejando sólo algunos locales del primer nivel de lo que era el palacio. Algunos de los locales que albergó esta planta fueron la boutique “Modas Adria”, “Casa Oneto”     y la “Farmacia Weasson”, histórico local que acompañó al edificio desde sus inicios hasta mediados de 1960 cuando se instala el “Supermercado Concepción” uno de los primeros supermercados de la ciudad. Volviendo a la transformación del edificio, se dejó prácticamente la fachada, eliminando muros, tapiando ventanas y reestructurando con metalcon. Se realizó un bullado trabajo de reposición de la cúpula de la esquina, la cual se pierde tras el terremoto de 1960, el cual dejó este edificio a mal traer, graves daños en su estructura, ventanales inutilizados y la modificación completa de algunas áreas además de la eliminación de la cúpula. Tal vez este daño junto a la transformación de “Johnson’s” debilitaron al edificio el cual definitivamente pierde la fachada en el terremoto del 2010, la cual cae como una piel resquebrajada dejando a la luz la intervención realizada por la multitienda.

Colo Colo esquina Barros Arana tras el terremoto del 24 de enero de 1939, el Palacio Hirmas resiste el movimiento telúrico y lo rodean numerosos escombros, como los de el edificio donde funcionaba la Librería Nascimento. Como dato anexo, en el fondo, entre la nube de polvo se aprecia el antiguo edificio del diario El Sur, el cual tampoco sufrió daños para el terremoto.

Barros Arana en 1950, en esta fotografía apreciamos la esquina del Palacio Hirmas. Nótese los comercios de la época, algunos previamente mecionados y además otros como la Casa Spano y el Teatro Roxy. Dominando la esquina está la Farmacia Weasson. Como dato anexo, aún se utilizaban coches tirados por caballos. Fotografía publicada en el Libro de Oro de Concepción (1950).

Barros Arana a mediados de los '60s, nuevos comercios aparecen, la Casa Oneto se traslada al Palacio Hirmas, aparece Mademsa, el Teatro Roxy es ahora el Cine Ducal. Ya no está la Farmacia Weasson, sino el Supermercado Concpeción. 

El edificio hacia el 2004.

Ya ocupado por Johnson's el 2005, con la cúpula, cornisas y balaustrada reconstruidas, en cualquier caso, nada tenían que ver con los elementos originales del edificio.




El terremoto del 27 de febrero de 2010 destruye la fachada, el edificio pasó  varios meses como un gran contenedor sin ventanas y recubierto de martelina, mientras se esperaba la reposición de la fachada. Posterior a esto, se reconstruye y se moldea una cáscara que es una mera escenografía y un mero falso histórico. Si querían hacer un falso histórico fiel podrían haber visto los planos del edificio para guiarse. Lo siguiente apareció en el diario El Sur un mes después del terremoto.

Es bastante fácil para una multitienda decir a través de un medio local que es parte del patrimonio de Concepción, sólo porque se instalan en un edificio de alta relevancia histórica para la ciudad y le reinstalan ciertos adornos que realmente nada tienen que ver con los originales, y modifican la estructura al punto de dejarla como un cascarón sin yema ni clara.

Ripley en el antiguo Hotel Crillón. Fuente, plataformaurbana.cl
Ripley es otra casa comercial muy conocida por su apropiación de edificios históricos. Conocido es  el caso de lo que realizó con el Hotel Crillón en Santiago, en pleno Paseo Ahumada, (1917 – 1919, Alberto Siegel Lübbe) y nuestra ciudad también ha sido protagonista de este tipo de hechos. En los ‘80s Ripley se instala en el antiguo edificio de la Compañía de Gas y otros locales comerciales en Barros Arana esquina Pasaje Portales, un edificio con alta influencia Bauhaus construido en 1941 y proyectado por el equipo de Zaccarelli, Gazitúa y Barbieri, arquitectos conocidos en la ciudad por su trabajo en la ciudad tras el terremoto de 1939 e impulsores de la arquitectura moderna en suelo penquista, (ej. Colegio Sagrado Corazón, 1940).


Barros Arana esquina Portales, c.1941, de izquierda a derecha vemos el antiguo edificio del "Bazar Musical", Gath & Chaves, Teatro Roxy, algo del Hotel Ritz y el Hotel Bíobío, el Palacio Hirmas, la Perfumería Hebe y el edificio comercial de Zaccarelli/Gazitúa/Barbieri donde funcionó la Compañía de Gas. Fotografía publicada en el libro "Concepción de Antaño" de Armando Cartes y Alejandro Mihovilovic. Ediciones El Sur, octubre 2011.

Hacia mediados de los ’90 Ripley instala una nueva sucursal en el edificio del “City Hotel”, un hotel bastante popular y representante de la época de oro de los hoteles penquistas, ubicado en Castellón esquina Barros Arana, construido en 1940 era un edificio bastante parco y austero, del cual no tenemos más registro que la propaganda que exhibimos a continuación. El primer nivel del edificio hacia mediados de los ’90 era de Falabella que poseía una sucursal dedicada a artículos para niños y posteriormente todo el edificio pasa a ser de Ripley, la multitienda cubre la fachada original con una nueva cáscara de vidrio, (similar a la anterior), que digámoslo, no tiene mucho valor estético, en ese caso, fue mejor el trabajo realizado con el Hotel Crillón en Santiago.

Aviso de la época y detalle de la fotografía de lo que era el City Hotel, un edificio bastante simple y construido en la línea de hoteles monoblocks como el Hotel Concepción o el Hotel Ritz, además de estar ligado a una vertiente de revival de elementos clásicos en cornisas y detalles en medio de la época donde menos era más. El edificio nos recuerda el conjunto del Club Concepción y el SERVIU en O'Higgins esquina Rengo, contemporáneos al City Hotel.  

Daños en la fachada falsa del edificio de Ripley, los daños también afectaron a la real fachada del edificio, la cual salió a la luz cuando se desmantelan los restos de vidrios. Cortesía de samaelkreutz.blogspot.com

En 1997 la Universidad de Concepción se desprende de las dependencias que tenía en Barros Arana 1060, unas añosas casas de altos y lo que fue la antigua administración de la universidad, el edificio de 1931, proeyctado por Michaelsen, era un excelente ejemplo de un eclecticismo arquitectónico, una mezcla de art déco zigzag y elementos clásicos se fusionaban en esta suerte de castillo que estaba adosado al antiguo Teatro Concepción. En el edificio además de la administración, funciónó la lotería y la biblioteca de la universidad. En el año previamente mencionado la multitienda Ripley adquiere este conjunto y el edificio de Michaelsen pasa a ser una sucursal más de la tienda. Los recuerdos del que escribe son de grandes salones con prendas de vestir y cajas, un caos en un edificio bastante atractivo y que personalmente me acercó a la arquitectura, (…). Lamentablemente, hacia el 2004, se decide demoler el conjunto para concretar el proyecto de construir un mall en toda la manzana. Ya habíamos hablado de eso en una entrada anterior, click en la fotografía para acceder a ella:

Edificio de la administración UdeC y Biblioteca hacia mediados de la década de 1930
1997, ya convertido en tienda.
Demolición del edificio, revisar la entrada anterior para mayor información.
La demolición fue larga, tras paralizaciones sucesivas, a mediados del 2005 se termina de demoler el conjunto, y se decide dejar como un souvenir de mal gusto la fachada de una casa que se supone que es de fines del S.XIX, la casa, claramente antigua fue parte de la Universidad y era parte del conjunto previamente mencionado, pero jamás fue el antiguo teatro como muchos penquistas creen. Además de la pérdida física de los edificios, tenemos una mutación de la historia que los penquistas "aprenden".

La demolición de todo el ex conjunto UdeC se hizo para poder iniciar el proyecto de un gran centro comercial en el centro penquista, que contendría obviamente la tienda Ripley, esta idea de un mall se arrastraba desde la adquisición del predio pero no se había podido concretar. Luego de varios impedimentos y problemas, se inicia la construcción del mall desde el 2010. 

El último caso de reutilización que se tratará en esta entrada, fue entre 2006 y 2007 cuando la multitienda Hites ocupa la Casa Urrejola, ubicado en Castellón esquina Barros Arana, una casa que desde 1995 es monumento nacional, para instalar una sucursal.
Para mayor información sobre la declaratoria de monumento nacional, visite: http://www.monumentos.cl/OpenSupport_Monumento/asp/PopUpFicha/ficha_publica.asp?monumento=1438

Como la ley de monumentos protege la fachada, el edificio fue transformado tal como Johnson’s transformó el Palacio Hirmas. Básicamente se hizo un vaciado, dejando la cascara pero a diferencia del caso de la otra tienda, se adiciona un nuevo volumen en la parte superior, un volumen vidriado con un gran letrero de la tienda.

Casa Urrejola a mediados de la década de 1960, nótese el ya notorio abandono de la edificación y el paradero existente en el lugar. Cortesía diario El Sur.

Ya en los '80s, la casa de altos estaba bastante dañana, el terremoto de 1960 había barrido con los frisos floreados, y notamos la techumbre bastante deteriorada, en cualquier caso la nobleza del edificio no se perdía. Archivo de arquitectura UBB.

No alcazó la pintura al parecer, 1985. Publicada en el diario El Sur, cortesía de nuestros colegas de Conce_Antiguo.


Interior de la Casa Urrejola hacia el 2005, el que escribe tuvo
la posibilidad de acceder y conocer el  edificio que en aquél
tiempo estaba ocupado por artistas que habían transformado
las habitaciones en salas de exposición, una propuesta
muy interesante. Jamás olvidaré una señora que me
pregunta en la entrada "Joven qué hay acá?", le respondo
gentilmente y ella arremete diciendo, "AH, que fome, pensé
que vendían algo...", y siguió su camino...

Demolición del edificio, todo lo que se ve en esta foto no existe, y los muros que se ven hacia la derecha fueron recreados con yesocartón en lo que es la actual tienda, una total falta de respeto a la historia penquista. Foto cortesía de nuestros colegas de Conce_Antiguo.

La Casa Urrejola, conocida informalmente como el “Palacio Castellón”, perteneció a Carmen Urrejola del Río, quien fue la segunda esposa de Pedro del Río Zañartu. Proyectada como una gran casa de altos por Onofre Montané Urrejola en 1917, comprendía un primer nivel comercial y el segundo habitacional, con dos casas de arriendo hacia Castellón. Numerosos locales comerciales pasaron por la vivienda, desde la Peletería Leizgold y la Casa Villa hasta el lavaseco Henry y el restaurant Pipón. En tiempos donde el beaux arts dominaba la escena, esta gran casa de altos y de habitación fue diseñada con bastante austeridad en su composición de fachada, lamentablemente el terremoto de 1960 borró todo el decorado del nivel superior (área sin estucar en la foto), principalmente se utilizaron motivos florales sutiles en sus frisos y decorados, haciendo notar una influencia del Art Noveau. Detalles como ventanas pequeñas a modo de ojos de buey también se utilizaron lo cual otorga un dinamismo a la casa. Las fachadas de Castellón y Barros Arana son diferentes, utilizan lenguajes distintos, balcones distintos y poseen funciones distintas. El ochavo ricamente coronado y floreado también se destaca. Detalles como los marcos de ventana nos hablan también de una riqueza artesanal propia del Art Noveau.
 
Cabe destacar que el apelativo de "Palacio Castellón" surge en 1979 tras publicaciones varias en la prensa que ya se referían al abandono del edificio, pero la connotación de "palacio" es más bien una exageración, preferimos denominarle una casa de altos. Los edificios que tenían la connotación de palacio, eran fastuosas mansiones como el Palacio De la Sotta, (actual INSUCO), el Castillo Harán, (actual USS), el Castillo Zulaica, (actual Instituto Sopena) y el Palacio Cousiño en medio del Parque de Lota.
 Y no pondremos fotos de la tienda en sí, en primer lugar porque realmente no merece ningún tipo de apreciación y para que usted querid@ visitante vaya y lo vea con sus propios ojos y OJO, nada de lo que ve en la tienda es real, esos muros, frisos y la misma escalera del interior, es falso, es de utilería, es simplemente un adorno hecho con materiales baratos que nada tienen que ver con la original construcción. Golpee los muros, son huecos, tabiquería simple... y una escala que claramente no es de materiales nobles como la original.

Irónicamente la placa puesta por la Municipalidad hace años realzando el valor del edificio se repone... Desde ahora veneramos cáscaras.
 
Como reflexión final, debo decir que muchos de los casos vistos pudieron tener mejores soluciones arquitectónicas, no me niego a la idea que una muiltitienda se instale en un edificio de relevancia histórica, pero que lo hagan de forma respetuosa con la ciudad y su historia. No con falsos históricos, no con escenografías, no con el argumento de que son salvadores de la memoria ni menos con cajas de vidrio como sombreros, al fin y al cabo todo esto termina siendo una burla para nosotros mismos… …el alboroto de la protección surge justo cuando el edificio está al filo de la desaparición, es una cualidad típica de esta ciudad, el abandono existe por décadas y de repente llega un privado a demoler o un terremoto daña, surge la preocupación. Es una preocupación del momento, una preocupación más bien efímera, surge la denuncia y con el pasar del tiempo el tema es olvidado y al mismo tiempo asimilado…
Espero que la conciencia respecto a este tema se masifique y que nosotros tengamos una posición crítica con lo que acontece en nuestras ciudades, vivimos en ellas y debemos informarnos de lo que fue, de lo que está siendo y tomar partido del cómo se desarrollará en el futuro.
Artículo publicado por el diario Publimetro el 17 de febrero del 2006, el cual celebra las reutilizaciones de los edificios históricos, pero de forma bastante superficial y carente de argumentos fuertes. El artículo está lleno de errores históricos y mantiene una posición ligera respecto al grado de transformación de los edificios. Colección de Luis Darmendrail Salvo.

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS DE LUIS DARMENDRAIL SALVO, (excepciones marcadas).
Para ver más fotografías de la demolición de la Casa Urrejola, visite a nuestros colegas de Conce_Antiguo:
http://www.flickr.com/photos/conce_antiguo/sets/72157600986705373/with/887246397/

5 comentarios:

  1. Hola! Qué gusto descubrir tu blog! Es el más interesante que he encontrado hasta ahora. El tema del patrimonio penquista me interesa bastante; qué lata no haberlo pillado antes, justo el año pasado para la u con una compañera hicimos un proyecto relativo al patrimonio moderno de Conce. Tu blog habría sido una gran referencia para nuestro trabajo!
    De todas formas sigo pegada con el tema.
    Leyendo una de tus entradas me surgió la inquietud sobre el Castillo Harán que mencionas y el Castillo Zulaica. No los conocía en lo absoluto y jamás escuché hablar de ellos; tienes más información al respecto o imágenes? Me sería grato verlas e informarme más.
    Muchos saludos y estaré atenta a tu blog!!

    ResponderEliminar
  2. hola es cosa de ver que te muestran para el dia del patrimonio...muy bueno tu blog

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno tu blog, excelentes fotos y comentarios. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Debe haber una ley que proteja el patrimonio cultural, y debe invertirse dinero estatal para rescatar lugares históricos, de los contrario los vacuos de siempre, cabezas duras frías y pragmáticas, que solo velan por la mejor venta en un sistema capitalista voraz, arrasarán con todo con tal de ganar unos pesos más. Si se siguiera el criterio de estos tipos el Parthenón de Atenas hace rato que se habría vuelto un Mall. TODO SE VENDE, SEGÚN ESTOS GILES.

    ResponderEliminar