domingo, 27 de mayo de 2012

SINGULARIDADES DE MAIPÚ I

Calles como Maipú, sintetizan la historia arquitectónica de la ciudad, exponen lo mejor, lo peor, lo atractivo y repulsivo de Concepción,muchas veces, esto pasa desapercibido y no se tiene conciencia de aquello. Claramente estas características generar una aversión a la calle y así es como lentamente se olvidan espacios.

Maipú es una de esas calles que oculta numerosas riquezas arquitectónicas en la ciudad de Concepción al igual que numerosas estampas que han quedado grabadas en la memoria de los penquistas, una calle históricamente ligada al transporte publico y el comercio, un comercio más detallado y enfocado a la mecánica a diferencia de las paralelas Barros Arana y Freire. El propósito de la gran entrada de este mes es exponer datos y una revisión general a esta calle desde su comienzo en Avenida Prat hasta Paicaví. Es en este tramo donde Maipú tiene una escala urbana intensa, su presencia central, la locomoción, el comercio, etc. la diferencian de la situación acontecida desde Paicaví. Desde Paicaví, la calle adquiere otra escala, disminuyen los buses, (algunos doblan en Paicaví), el comercio es disperso y el rol residencial es el predominante, en cualquier caso trataremos el tramo Paicaví – Collao (el fin), en una futura entrada.

Maipú es una de las calles históricas de Concepción, trazada en el plan original de Concepcion desde el traslado de la ciudad al Valle de la Mocha con posterioridad al terremoto y maremoto del 25 de mayo de 1751. Cómo se aprecia en este plano de 1765, Maipú está en el límite de la ciudad, en una zona de crecimiento urbano que comenzaría a consolidarse a inicios del siglo XIX.

Plano de Concepción en 1765, la línea anaranjada
representa Maipú. Plano extraído del libro:
Historia del traslado de la ciudad de Concepción -
Leonardo Mazzei Grazia_Arnoldo Pacheco Silva, 
Ediciones Universidad de Concepción, 1985. Originalmente perteneciente a la Colección Iconográfica del Departamento de Historia de la Universidad de Concepción.
Luego de la instalación definitiva del ferrocarril en la zona y la conformación del barrio ferroviario en Prat, numerosas edificaciones y comercios se instalan en la vastedad de Avenida Prat y la intensa actividad comienza a llenar de vida las calles perpendiculares a la misma. Es así que rodeando el inicio de Prat, se instalan numerosos bares que ha indo desapareciendo con el paso del tiempo y con ciertos procesos de transformación de la ciudad que han implicado demoliciones masivas y la inyección de nuevos rubros.
Tras la demolición de todos los edificios que conformaban el conjunto de ferrocarriles y otros aledaños con el fin de ejecutar el plan del nuevo Barrio Cívico al igual que la renovación de Prat y a la par con el Plan Ribera Norte, algunas calles se extienden, hasta la nueva Avenida Padre Hurtado (previamente conocida como Nueva Prat, otrora línea férrea). Entre las calles extendidas precisamente estaba Maipú, la cual en ese tramo estaría configurada por el Supermercado Líder y una serie de edificios habitacionales.
Previo a la extensión de Maipú y la construcción del Supermercado Líder, en el remate de Maipú en Avenida Prat, existía el terminal de buses “Jota Ewert”, del cual no tenemos registro fotográfico pero si recordamos su estructura de madera ya agotada y descolorida por el paso del tiempo, a su lado casas que eran parte del conjunto de FFCC que hasta inicios de la presente década se mantenían. Lo primero que vemos al “acceder” a Maipú es una serie de construcciones de diferentes alturas de la década de 1940, el colmo de lo simple, el colmo de lo moderno y el colmo de lo maltrecho; cantinas, reparadoras y talleres se fusionan en una mezcla de colores en fachadas que contrastan con el gris del asfalto. En el número 50, donde actualmente está “Centralbaterías” nos encontramos con lo que antiguamente era el “Supermercado Estación”, el que escribe lo conoció, y los recuerdos que existen es de un lugar sombrío con un poco de todo, un olor a humedad mezclado con ese aromo típico de supermercados. Era un supermercado básico, con el formato típico de los primeros almacenes de este tipo. Cerró sin pena ni gloria a fines de los ‘90s. Un botones era el figurín del almacén y tal fue mi sorpresa al encontrarme con parte del letrero del supermercado entre unos escombros en el acceso al Cerro Chepe. Al lado de este supermercado hasta fines de los ’90 se instalaba la Panadería Imperial, un local del cual creo que nadie se acuerda pero bastante populoso en aquél entonces.
Llegando a Serrano, notamos el fuerte carácter automotriz de la calle; locales de repuestos, gomas, piezas de motor, etc. además de talleres de reparación de bicicletas. Uno al lado del otro, los locales conforman este gran mercado que se caracteriza además por sus vitrinas monocromáticas y con un olor tan de vehículos, esta línea se mantiene constante hasta Angol, desde allí, los locales comienzan a dispersarse.
Es en Maipú 140, donde encontramos una rareza arquitectónica, rareza no es, pero debido a las características conocidas de nuestra ciudad, encontrar algo previo a 1939 es tarea difícil. Es la primera vivienda detectada del arquitecto Edmundo Enríquez del Pozo, data de 1935 y es una clara muestra del art déco tardío más ligado al stream line, ya nos referimos a el con el artículo de las viviendas pareadas y brevemente al Teatro Rex. La casa si bien es importante desde el punto de vista histórico está altamente modificada por un gran taller mecánico que ocupa la edificación como oficinas y bodegas. La casa posee subterráneo y una distribución “tradicional chilena” a pesar de las modernas líneas de diseño.


La casa en cuestión, oculta tras letreros... al menos está su fachada en pie y tras la reja podemos disfrutar de su riqueza arquitectónica.
Entre Angol y Lincoyán nos encontramos con el poder eclesiástico, hacia un lado el imponente edificio del Colegio Sagrado Corazón, proyectado por Zacarelli, Gazitúa y Barbieri, una de las primeras muestras de modernidad tras el terremoto de 1939, el edificio original trabajaba muy bien la horizontalidad al igual la esquina curva, notamos además el manejo volumétrico y de profundidad. Un volumen en vertical rompe con la horizontalidad del edificio y con una cruz demarca el acceso. Un edificio austero y sencillo que se mantuvo sin mayores transformaciones hasta mediados de los ’90, cuando la esquina de Angol con Maipú es adquirida por un instituto añadiéndole dos niveles, y el Colegio Adventista que adquiere un ala por Angol hacia Los Carreras, de esta forma el edificio perdió la totalidad y de paso la escala, dejando un edificio desordenado y caótico en cuanto a su composición volumétrica. La mas reciente transformación fue realizada por el mismo colegio, añadiendo un tercer nivel a la esquina de Lincoyán con Maipú, nuevamente ocasionando un desorden en el edificio. Enfrentando al colegio por Maipú nos encontramos con la Parroquia San José, una iglesia que llama la atención por su morfología y distribución interior, fue de las primeras iglesias reconstruidas tras el terremoto de 1960 que destruyó la neoclásica iglesia anterior, iglesias con aires renovados y futuristas ceñidas a las transformaciones de la Iglesia tras el Concilio Vaticano II de 1962. La nueva  Parroquia San José se inaugura en 1964.

Parroquia San José dos días después del terremoto del 21 de mayo de 1960.
Entre Lincoyán y Rengo, el vacío y la monotonía comercial domina, ya no hay locales de repuestos ni mecánicos, comienza la segunda mano y un populoso paradero de microbuses. Paradero que es una muestra de una connotación importante que posee Maipú, ser una vía principal de transporte público. Desde hace décadas que Maipú sirve como conector. Las siguientes fotografías, cortesía de nuestros colegas de Concebus.cl, que al mismo tiempo pertenecen al archivo del diario El Sur, dan cuenta, no sólo del intenso flujo vehicular, sino que además de un intenso comercio, basta ver la cantidad de letreros luminosos y colgantes que se aprecia, además de una heterogeneidad de los rubros. Se recuerda la sucursal de Machasa, ubicada en la esquina de Maipú con Rengo en el edificio que alberga la Galería Mairene, galería que concentra numerosas suelerías y zapaterías, carácter que ha mantenido por casi 30 años y se ha resguardado dentro del implantado carácter de ventas de segunda mano y locales de comida que han llenado el sector.

   
Vistas de Maipú en la década de 1990, nótese los
letrerosde la distribuidora de MACHASA y cuando la
flota Ruta Las Playas pasaba por Maipú.
Cortesía de Concebus.

Incluso, hasta mediados de los ’90, las micros a Penco, Lirquén y Tomé, pasaban por Maipú, (como se aprecia en las fotos), luego del ensanche de Los Carrera, la calle se despeja y se limita solamente a los buses a Hualpencillo, Barrio Norte, Santa Sabina, Lomas de San Andrés y los que van en dirección a Collao / Puchacay.
Buses a Penco, Lirquén y Tomé en Maipú casi en
la esquina con Caupolicán.
Cortesía de Concebus.

Ya en Rengo, nos encontramos con un gran protagonista o mejor dicho un gran rol dentro de la ciudad. El Mercado Central. Si bien el edificio ha cambiado por los terremotos que han ocurrido en la zona, desde inicios del siglo XIX esa manzana de la ciudad ha tenido como protagonista el intercambio comercial de abastos. 

El Mercado Central, otrora municipal, es una de las construcciones más importantes realizadas en la década de 1940 y es sin lugar un dudas un emblema de la arquitectura moderna en Concepción, junto al edificio de la estación de FFCC de Luis Herreros (1942). El edificio del Mercado fue diseñado por Tibor Weiner y Ricardo Müller, el primero, un arquitecto húngaro que además fue una figura importantísima dentro de la formación de la Bauhaus, que llega a Chile gracias a la gestión de Pablo Neruda quien lo rescata del caos europeo de fines de la década del ’30 en el barco Winnipeg, junto a numerosos intelectuales europeos. El mercado se entrega en 1944 y llama de inmediato la atención por la enorme bóveda que alberga los locales de abastos que originalmente poseían un orden establecido. En el centro del edificio, una pileta adornaba un espacio que servía a modo de plaza interna rodeado de los puestos de floristas. Los puestos se mantienen pero la pileta esta tapiada, sin agua ni brillo… tal como todo el edificio.

Es importante comprender que el Mercado no es toda la manzana como se suele pensar. Comprende tres grandes grupos; el primero, el de la bóveda y locales de abastos, el segundo, el anillo  comercial que rodea la bóveda y posee almacenes hacia Rengo, Maipú, Caupolicán y Freire y la esquina de Maipú con Rengo que es una esquina que no se vendió al momento de construir el nuevo mercado, es por eso que se mantiene esa edificación de principios de siglo.
El antes y el después de la esquina de Maipú con Rengo,
nótese el tercer nivel que desaparece tras el terremoto
de 1939 y lo ecléctico que era el antiguo mercado
hacia Maipú. Fotografía antigua; postal de época, actual,
tomada por Luis Darmendrail S.
Esa construcción de la cual no se tiene certeza del año de construcción ni del arquitecto es lo único que queda del antiguo mercado, que compartía un poco el esquema de bóveda y comercio perimetral. El Mercado ha sido importantísimo para el desarrollo de la calle Maipú y ha pregnado de un carácter comercial informal. A partir de ese edificio por Caupolicán se extendía la antigua feria de la ciudad, la cual llegaba hasta Rozas. La feria desaparece a mediados de los ‘70s cuando una ordenanza municipal la saca del sector y convierte el modelo de feria en la calle en lo que se conocería como “Vega Monumental” en 21 de mayo. Hoy en día la esencia de vender en la calle no se ha perdido y vemos que el tramo de Caupolicán entre Maipú y Las Heras se mantiene con puestos de venta de flores, frutas, verduras y pescados, acrecentándose tras el terremoto del 27 de febrero del 2010, sismo que destruye edificaciones comerciales de Maipú, haciendo que los locatarios se apoderen de la acera peatonal vendiendo sus productos. Entre los comercios que cayeron estaba el tradicional Supermercado Campodónico en la esquina de Maipú con Caupolicán y el Supermercado Santiago. Ese sector de Maipú, frente al mercado, es bastante interesante por el retranqueo que posee dejando un área de espacio público y de estacionamientos, con bastante potencial pero abandonada tras el terremoto previamente mencionado. 



Vista de la esquina de Maipú con Caupolicán, poco tiempo después del terremoto de 1939, la tienda "Donde Golpea el Monito" se instaló en un pabellón de emergencia mientras el edificio del mercado era demolido.




Pasado Caupolicán, alejándonos del Mercado, nos encontramos con una serie de edificaciones que alguna vez albergaron prestigiosos locales comerciales como lo fueron La Importación Inglesa, Almacenes La Batalla, Los 4 Ases y El Mundial, contemporáneos a ellos se mantienen Almacenes Imperio y Preciados, testigos de cambios y transformaciones en la calle, específicamente cuando los pequeños almacenes comienzan a caer desde el año 2000. El cierre lleva a la instalación de numerosos locales con productos de origen asiático, muy baratos y con una vida útil proporcional al valor del producto. Es en este tramo donde también nos encontramos con numerosas edificaciones de carácter comercial como lo son el Supermercado del Confite. El edificio de departamentos ubicado en la esquina de Maipú con Aníbal Pinto, de la Inmobiliaria Maipú, proyectado por en 1965 por Alejandro Rodríguez y Javier Gutiérrez, un edificio ceñido al nuevo plan regulador que consiste en una placa comercial que concentraba almacenes tradicionales de la ciudad como el anteriormente citado y otros como “El Mundial”, “El Pobre Diablo” y “El Corte Inglés”, de ellos sólo queda el recuerdo. Este edificio es bastante atractivo por la escala que posee ante la calle, lo que hace pensar que quizás Maipú se proyectó como una calle con torres dedicadas a la habitación. Un ejemplo cercano es el edificio de departamentos de Maipú esquina Caupolicán que sigue esa lógica. Entre Caupolicán y Aníbal Pinto está el Pasaje Musalem, un caso especial dentro de la tipología de galerías en la ciudad, puesto que pasa a ser una macro galería, conectada a la Zaror y con accesos en Maipú, Caupolicán, Freire y Aníbal Pinto, al igual que muchas galerías de Maipú y Freire, ha visto bajar la calidad de los locales y en el estado del mismo edificio. El Pasaje Musalem se puede entender como una placa sin torre, igualmente ceñido al Plan Regulador de 1960. Siguiendo por Maipú desde Aníbal Pinto, volvemos a encontrarnos con la esquina curva, grandes edificaciones de dos niveles con comercio en el primer nivel y habitación en el segundo. Esta reformulación de la casa de altos se presenta con variaciones desde Aníbal Pinto, inyectándole el protagonismo al pasaje interior, el zaguán.

Edificio Inmobiliaria Maipú, 1965, Arquitectos Alejandro Rodríguez y Javier Gutiérrez. El edificio de la esquina de enfrente estuvo ocupado por la tienda Pigal hasta el 2009, cuando cierra la tienda y se demuele la construcción, tras el terremoto del 2010, se construye una nueva edificación que no merece mayores menciones (...)
Para el 27F, el Edificio Inmobiliaria Maipú sufrió daños de consideración y también salieron a la luz ciertos detalles como el letrero original de la primera tienda Rote - Rose, ubicada en Aníbal Pinto, (actual Todo a $350).
En el mismo edificio, como un silente vestigio de los 60's, el letrero del viejo Depósito de Medias y Calcetines, un letrero hecho en acrílico, parte de los cientos que había en la ciudad. Estéticamente llama la atención dentro de la monotonía y poco cuidado que se tienen con los letreros actuales que tienen a desfavorecer a las edificaciones.
Tras la pintura blanca del local de Aníbal Pinto con Maipú nos encontramos con la sombra de "El Pobre Diablo", otro clásico local comercial de la década de 1960.
Tras el terremoto de 1939 la parcelación de las manzanas de la ciudad de Concepción se replantea, si la tradicional casa ocupaba los 50 metros de fondo (la mitad de la manzana), con patio interior, pasillos y corredores, tras el terremoto se optimiza el suelo, donde había una casa, ahora hay dos o tres incluso, se establece la nueva casa de altos hacia la calle, un pasaje que lleva al interior. Algo similar se había realizado previamente con la Casa Gidi de Luis Arrets (1933), que tenía la conformación de casa de altos esquina curva con locales inferiores y un pasaje interior (Pasaje Gidi), la diferencia es que lleva a una distribución perimetral de las viviendas en el interior.
Las imágenes que vienen a continuación presentan las construcciones con zaguanes que se mantienen. Se presentan desde Aníbal Pinto hasta Ongolmo.  Hacia Colo Colo también encontramos construcciones con accesos centrales que llevan a piezas interiores más que viviendas. Muchos locales abandonados, y mucha desolación está presente en esta zona de Concepcion, cabe mencionar la figura de Carlos Miranda y Benjamín Aguilera, quienes fueron los arquitectos de muchas de las edificaciones típicas de la época. Aguilera se haría conocido en 1946 por ser el arquitecto del Laboratorio Pasteur, (Serrano 520). Si bien nos topamos con edificaciones abandonadas, hay otros que están reutilizados por hostales que han aprovechado el amplio espacio interior para construir piezas o estacionamientos, ese es el principal uso de este tipo de edificaciones hoy en día. La esquina curva sigue manifestándose, en Maipú con Colo Colo aparece este edificio de Luz Sobrino, (1944) y en la esquina opuesta, otro de 1944, del arquitecto Rufino San Martín.



Edificio de comercio / habitación proyectado por Luz Sobrino en 1944, hoy relegado a los tragamonedas a.k.a. "Juegos de Entretención" o "Ingenio"

Esquinas de bencineras, esquinas vacías hacia Castellón, nuevamente edificaciones con pasajes interiores y también algunas edificaciones de altura, con amplios y altos primeros niveles destinados al comercio, mudos testigos del comercio pujante que gozó la calle Maipú. Desde Castellón mismo, notamos una disminución de locales y de escalas.
Ya en Tucapel, nos encontramos con el vacío donde estaba “Castelló Accesorios” y tiendas ubicadas en viviendas que eran de un estilo beaux arts eclectizado, de la década de 1920. Entre ellas el ya famoso “Almacén de Antigüedades”, donde se pueden adquirir libros, discos y rarezas antiquísimas, es definitivamente un must en la ciudad de Concepción a la hora de comprar antigüedades.

Efectos del 27F en Maipú entre Tucapel y Orompello, en la imagen se aprecia el Almacén de Antigüedades.

Se mezclan zaguanes con casas de altos, locales pequeños con grandes comercios de autos y en Maipú 1072 nos encontramos con el “Casino La Legión”, un tradicional punto de encuentro en la ciudad que data de mediados de la década del '20 y cuyas instalaciones son de 1943 en un edificio proyectado por Jorge Rivera Praga. Ya en Orompello nos encontramos con los actuales muros de lo que fue una gran casa de altos en la esquina con Maipú. La casa en cuestión poseía hasta antes del terremoto del 2010 su primer nivel casi original, con una serie de arcos que indicaban la presencia de un local comercial y un segundo nivel revestido en latas, luego de que en 1960, el terremoto acabara con los muros originales. Esta técnica de revestimiento en latas sucedió mucho en la ciudad posterior al terremoto de 1960 y numerosas casas de altos pasaron por eso, ejemplo de ello, es la de Janequeo 643, que ya fue objeto de un artículo en este blog: http://concehistorico.blogspot.com/2011/08/casa-de-altos-janequeo.html


Diversas vistas de la casa de altos de Orompello esquina Maipú. La primera es de poco tiempo después del terremoto del 2010 que la dejó inhabitable e inutilizable, la segunda es de cuando se le derriba el segundo nivel y la tercera es un detalle a uno de los arcos que posee en fachada. Cabe mencionar que todos los arcos son diferentes, a diferencia de otras
casas de altos que poseían arcos iguales.
Entre Ongolmo y Paicaví encontramos lo que queda de un conjunto neoclásico de un nivel, el que pasado por terremotos e incendios, del cual sólo quedan pocos vestigios y con locales variado sin agrupación definida; panadería, talleres de motos, jugueterías, etc.
Desde Paicaví, la calle adquiere una intensidad diferente, disminuyen los buses, disminuye el comercio, lo residencial predomina y se suceden diversas tipologías habitacionales. La invasión de edificios en altura, desde los 90s se hace notar con edificaciones de 5 o mas niveles que se intercalan entre viviendas de 60 a 70 años de antigüedad. Maipú se mantiene así con condominios y ciertos vacíos hasta Fresia, donde comienza una fragmentación hasta comenzar su término en Plaza Acevedo rematando en Avenida Collao con las viviendas de militares.
Una calle que como vimos tiene mucho que contar, esto es sólo un breve vistazo de una calle que esperamos sea a futuro considerada de mejor forma por las políticas de renovación que tienden a estar concentradas en el "centro" de la ciudad, entiéndase Barros Arana principalmente.

Reiteramos la invitación, conozca la ciudad, vívala!

2 comentarios:

  1. amuy hermozas sus fotos y su galeria muy bien hechas, pero que quere que le dija en cuanto a sus bloques ala diversidad de fotos que usted tiene , realmente para mi personalmenete , es una lastima, e mi galeria de flckr.com estan todos los contactos desbloqueados y con fotos a todo trapo de regias y unas verdaderas joyas, el cuaento es compartir porque llerará el dia en que las redes sociales ni nos permitiran ni siquera compartir archivoa de la forma en que vamos. saludos y lo felisito por sus lindos registros audiovisuales

    ResponderEliminar
  2. D ETODA MANERAS TENGO CASI, CASI TODAS LAS FOTOS ANTIGUA, SALUDOS CORDIALES

    ResponderEliminar